A.Qué es una dispensación:
La palabra dispensación viene de una palabra griega: “oikonomia”, que significa literalmente: “administración de una casa”, “una economía” y de aquí el significado extensivo del trato de Dios en las variadas administraciones en las diferentes épocas en que el hombre ha vivido (Diccionario Bíblico). Desde el punto de vista divino, podemos definirla como el lapso histórico a través del cual Dios se revela al hombre, trata con el hombre a través de pactos a los cuales éste está obligado, y de la obediencia de los cuales depende su felicidad y recompensa. Esta idea está corroborada por Hebreos 1:1:2 en donde se nos enseña el carácter progresivo de la revelación de Dios al hombre por medio de la manifestación de sus planes y voluntad para con éste y a través de éste. Es bueno que entendamos que, en todo trato de Dios para con la humanidad, Él siempre ha utilizado al hombre para llevar a efecto sus planes. El Señor nunca prescinde del factor humano para hacer algo a favor de éste. Por esta razón vemos cómo Dios elige a hombres a los cuales prepara y capacita para que jueguen papeles importantes en las diferentes épocas. (Gn. 18:8; Am. 3:7).
B. Posiciones en relación con las dispensaciones:

Hay dos posiciones: Una niega la realidad de las dispensaciones. De acuerdo con ella, Dios ha tenido un solo trato con el hombre, y en todas las épocas Dios ha manifestado las mismas formas. Una de las expresiones que se oye de la boca de ellos es “gracia, más no sin ley, ley más no sin gracia”. Sin embargo, cuando analizamos bien la Palabra nos damos cuenta que, aunque muchos principios del trato de Dios con el hombre en una dispensación son rescatados y aplicados en otras dispensaciones, la misma Palabra nos revela lapsos bien definidos, al término de los cuales Dios comienza una nueva etapa en su trato con el hombre y bajo nuevas características y pactos.
C. Por qué estudiar las dispensaciones:

Porque: a) Nos proporciona cuadros bien definidos y claros del trato de Dios con el hombre. b) Nos ayuda a entender el progreso de la revelación escrita. c) Nos ayuda a entender el carácter de Dios y sus atributos: su amor, su paciencia, su justicia. d) Nos ayuda a entender y aplicar correctamente los pasajes bíblicos y determinar las doctrinas básicas para la presente dispensación, y nos evita en caer en el legalismo, tanto mosaico como eclesiástico. e) Aprendemos la forma en que Dios trataba con la humanidad en sentido general y con su pueblo, y personalmente con aquellos hombres a los cuales él elegía para llevar a efecto una labor determinada. f) Nos ayuda a entender el cumplimiento de las profecías encuadradas dentro del marco de los propósitos de Dios.
D. Qué es un pacto

Un pacto es un tratado, convenio o acuerdo que rige entre dos partes. La palabra “pacto” viene de la palabra hebrea “berith” y de la griega “diatheke”, pero en ocasiones es traducido como “alianza” o “testamento”. En las Escrituras hay dos clases de pactos. Uno de ellos es el pacto del hombre con su igual, o de nación con nación, en la que los términos del pacto o alianza, eran mutuamente considerados y consentidos o bien impuestos. Se ratificaba, a continuación, mediante un juramento o por una prenda ante testigos. Es a este tipo de pacto al que alude Gálatas 3:15. Un pacto entre hombres, si está confirmado, no puede ser posteriormente manipulado mediante adiciones, ni abrogado. Véanse Génesis 23:16: 31:46: Josué 9:14-15; 2 Crónicas 13:5. El otro tipo de pacto es el que Dios establece con los seres humanos, sea en forma individual o colectiva. Estos pactos “eran acondicionados bajo el ajuste ciertas leyes puestas por Dios, de lo cual dependía la bendición y la prosperidad” (Dt. 14:13, 23; Éx. 31:16; Dt. 27; 18). (Diccionario Bíblico). Los pactos más importantes de Dios con el hombre son los siguientes: a) El Pacto Edénico (Gn. 1:28). Es el primero de los siete grandes pactos bíblicos que determinan la vida del hombre y su salvación, y en los cuales toda la Escritura se concreta. (Los elementos de este pacto serán tratados cuando estudiemos la Dispensación de la Inocencia). b) El Pacto Adámico (Gn. 3:15). c) El Pacto con Noé (Noémico) (Gn. 9:1). d) El Pacto Palestino (Dt. 30:3). e) El Pacto Davídico (2 S.7:16). f) El Nuevo Pacto. (He. 8:8 cp. Mt. 26:18)
E. Qué son los juicios de Dios:

La palabra juicio tiene diferentes acepciones en la Biblia castellana. Todo ello derivado del hecho que con la palabra “krinos” (juicio en griego) hay toda una familia semántica cuya variación en su significado depende de los diferentes prefijos que van modificando la palabra. Lamentablemente, como en el español solo tenemos una sola palabra (juicio) a la cual se vierte todos lo diferentes significados del original, esta situación hace que perdamos, en muchos pasajes, el verdadero significado, trayendo alguna confusión en nuestra mente. Veamos los ejemplos siguientes: “En el griego, la palabra juicio es un término polisémico, por lo tanto al verterse al español se hace un poco difícil transmitir en cada caso el sentido esencial de su significado. Es necesario, en primer lugar, que hagamos, lo que llamamos, una familia de palabras que tengan relación directa con este término: Krino. Distinguir o decidir mental o judicialmente. Juzgar, condenar, castigar. Implica la idea de una acción judicial que lleva acusación y condena (Mt. 7:1,2; Lc. 6:37; Ro. 2:1,2; 14:3,4, 10-13; Sgo. 3:1; 4:11,12). Anakrino. Examinar, investigar, interrogar, preguntar algo a alguien; especialmente: interrogar, en un proceso en el que se examina, se pide cuenta (1 Co. 2:14,15; 4:3-4; 14:24; Hch. 17:11; 25:26; 28:18). Diakrino. Separar, apartar, distinguir, discernir, descomponer en sus elementos, analizar, juzgar. La idea central de esta palabra lleva inmersa un proceso de análisis en que se disciernen las características de lo analizado. 1 Co. 11:31; 14:29; 4:7; Mt. 16:3; Sgo. 2:4.- “Hacéis discriminación y os hacéis jueces” (Kritai)). Katacrino. Condenar. Es el fallo del juez, la sanción, la condena (1 Co. 11:32)." (Fuente: Estudio sobre la palabra “juicio” y sus usos en el Nuevo Testamento. Por: Alba Llanes). Sobre las bases de las palabras anteriores, en la Biblia encontramos: a) Juicio penal. “Puede ser administrado en la tierra en el gobierno que Dios ejerce sobre los hombres y sobre su pueblo de acuerdo con los principios de la economía que esté en vigor. En este caso la palabra juicio, que es el acto de juzgar, es “krinos”. Esta palabra se utiliza en el acto del juicio, tanto a los vivos como a los muertos, y esta prerrogativa se le ha dado a nuestro Señor Jesucristo. b) Juicio en sesión formal. Esto se refiere al “Juicio Final” y mediante esta expresión se entiende generalmente, que toda la humanidad en el día del Juicio, comparecerá ante Dios, para ser juzgadas por sus obras y para oir cada uno la decisión acerca de su destino eterno. La palabra que se utiliza para designar el acto condenatorio del juicio o la efectivización del fallo del juez es: katakrinos. Entiéndase que en este juicio no estarán los creyentes. c) El tribunal de Cristo (2 Co. 5:10; 1 Co. 3:12-22) o juicio “bema”. Esta palabra hace alusión a las tribunas al aire libre, donde el juez de los juegos olímpicos, entregaba en la plataforma, el premio al vencedor”. (1 Cor. 9:24; 2 Tim. 4:8) (“El Tribunal de Cristo” por R. de Caravallo, Brasil, 1986). En este juicio el creyente no será juzgado para definir su destino eterno. Este fue ya efectuado en la cruz. El creyente hizo real la sentencia de absolución sobre él, en el momento cuando por la fe aceptó el sacrificio hecho por él y recibió el perdón de Dios. En ese instante oyó la voz de Jesús que le dijo: “Hijo, tus pecados son perdonados”. En este juicio serán juzgadas las obras del creyente mientras que estaba en este cuerpo. En este juicio serán revisados todos los actos del creyente y realizado en virtud del conocimiento que Jesucristo tiene, tanto de los actos objetivos como de las actitudes subjetivas. La recompensa tiene que ver con la fidelidad en el servicio y la actitud con que se obró.
F. Qué relación hay entre los pactos de Dios y las dispensaciones:

El hecho es que las dispensaciones o épocas en que Dios ha tratado con el hombre están reguladas por medio de pactos hechos con Él. A cada dispensación le caracteriza un nuevo pacto. En ocasiones, los pactos anteriores quedan abrogados a causa del incumplimiento del hombre, pero en ocasiones algunos de los principios del pacto anterior son ratificados e incluidos en el nuevo. Esto no quiere decir que queda en vigencia el pacto y la dispensación anterior. Ésta queda anulada y sin vigencia. En esta forma cada dispensación va señalando y dando un paso más en el proceso de la revelación de Dios. Cada dispensación, por tanto, trae más responsabilidad del hombre ante Dios.
G. Qué relación hay entre los juicios de Dios y las dispensaciones:

Basado en el pacto hecho por Dios y la humanidad, Dios recompensa o castiga. Podemos decir que el pacto es el código legal por el cual Dios se rige. El hombre está obligado a ello. El ajuste al Pacto trae bendición o recompensa; el quebrantamiento del Pacto produce juicio.
H. Qué importancia tiene la Geografía Histórica en de las dispensaciones:

1º. Esta disciplina de estudio enmarca los diferentes eventos bíblicos estudiados por dispensaciones, dentro del contexto temporal y espacial antiguo; contexto que no es estático, sino dinámico, porque sufrió cambios a lo largo de los siglos. Cuando pensamos en la historia de la antigüedad tendemos a pensar que las características, costumbres e idiosincrasias fueron iguales en todos los períodos históricos, sin entender que, por ejemplo, las condiciones históricas de los tiempos de Abraham, y muchas características que rigieron en aquella época no eran iguales a las que se presentaron en los tiempos de la monarquía israelita, o el período post-exílico o en los tiempos de Jesús. De la misma manera, la configuración geográfica fue modificándose también. La división política de los pueblos, países e imperios, fue variando producto de la influencia de los cambios históricos que se fueron produciendo, de tal forma que por ejemplo, cuando hablamos o leemos en la Biblia del pueblo o imperio egipcio, ello tiene que ver muy poco con el pueblo y nación egipcia de la actualidad. Por todas estas razones, la Geografía Histórica Bíblica, auxiliada por ciencias como la Arqueología, la Historia, la Lingüística, etc., señalan las características históricas de cada época y nación, qué tipo de sociedad existía y qué estado de desarrollo histórico transcurría en cada una de ellas, respectivamente; cuál era la vida política, social, cultural, económica, religiosa; qué tipo de derecho de legislación imperaba; y, sobre todo, cómo influyeron todos estos aspectos en la vida de los hombres de Dios que vivieron en aquellas épocas. Conocer estos aspectos es importantísimo para entender los pensamientos, las acciones y el modo de vida de los patriarcas y el pueblo de Dios, así como la de los apóstoles y cristianos de la Iglesia Primitiva. Son instrumentos fundamentalísimos en el método gramático histórico de la interpretación bíblica, el más importante para una comprensión cabal de las Sagradas Escrituras. 2º. Permite establecer qué aspectos del texto bíblico se refiere a costumbres de aquellas épocas, muchas de las cuales permanecieron inalterables a lo largo de milenios y todavía perduran en sociedades de tipo patriarcal en el Oriente Medio. Este conocimiento es de vital importancia, pues nos permite diferenciar “costumbre” y “derecho consuetudinario”, de “doctrina” y “derecho divino”. Observamos que, a lo largo del trato dispensacional de Dios con la humanidad, muchas cuestiones relacionadas con mandamientos y cláusulas de los pactos que Él estableció fueron derogadas en pactos subsiguientes, mientras que otras fueron confirmadas. Cuando no tenemos un concepto bien definido de lo que son costumbres y de lo que es Palabra de Dios para ser obedecida, podemos confundirnos y pensar que las primeras son corroboradas por Dios y rigen todavía. Algunos ejemplos: la poligamia, la esclavitud, las formas antiguas de matrimonio y familia, el concepto de la posición de la mujer dentro de la sociedad, las costumbres alimentarias, las formas de vestir y cosas similares que cambian con el tiempo y que no tienen vigencia en sociedades modernas. Por ejemplo, en 1 Corintios 7:36-38, Pablo da instrucciones en relación con el matrimonio de las mujeres solteras a la luz de la costumbre de aquella época que se basaba en matrimonios establecidos por los padres sin que mediara la voluntad de los interesados directos. Si bien dicha práctica es vigente en sociedades patriarcales en el Oriente, ésta no tiene cabida en nuestra sociedad. Esto es asunto de COSTUMBRE y no de DOCTRINA Y PRÁCTICA CRISTIANA, aunque esté reflejado dentro de un contexto eclesiástico. 3º. En relación con el contexto espacial, podemos señalar que el conocimiento de la Geografía Bíblica es importante porque nos ayuda a conocer la división político-administrativa y étnica que rigió en diferentes épocas de la historia bíblica. Esto es importante también para poder entender el trato de Dios con los pueblos y naciones de aquella época, y no caer en el error de aplicar mal los pasajes bíblicos referidos específicamente a naciones de aquella época, que vivieron en un lugar físico determinado, pero que ya no están más, y cuyos lugares están ocupados por naciones modernas que no tienen nada que ver con profecías específicas dadas a pueblos antiguos que ocuparon esa región. Un ejemplo de esto lo podemos encontrar en la maldición profética hecha por Noé sobre Cam y específicamente sobre Canaán. Una teoría racista, difundida en medios cristianos y usada para justificar el comercio de esclavos africanos, fue que “como los negros africanos son descendientes de Cam, ellos están bajo la maldición y por lo tanto pueden ser esclavizados”. Sin embargo, un análisis riguroso del texto bíblico a la luz de la Geografía y la Etnología, arroja un resultado muy diferente. De acuerdo con Génesis 10:6, Cam tuvo cuatro hijos. La maldición cayó específicamente sobre Canaán que no fue antecesor de los pueblos africanos, sino de los pueblos que habitaron Canaán, la Tierra Prometida por Dios a Israel. La profecía se cumplió íntegramente en los pueblos cananeos que fueron destruidos completamente a lo largo de la historia antiguotestamentaria
I. En cuántas dispensaciones está dividida la historia:

Desde el punto de vista divino, la historia bíblica está dividida en siete épocas o dispensaciones, a través de las cuales Dios se ha dado a conocer al hombre y se dará a conocer. Ellas son: 1. INOCENCIA. Comienza en la creación de Adán y Eva y termina en la expulsión de nuestros primeros padres del Huerto del Edén. 2. CONCIENCIA. Desde la expulsión del Huerto hasta el diluvio universal. 3. GOBIERNO HUMANO. Desde el diluvio hasta la Torre de Babel. 4. ÉPOCA PATRIARCAL. Desde Babel hasta la liberación de Israel de Egipto. 5. LA LEY. Desde la salida de Egipto hasta la muerte de Jesús en el Calvario. 6. LA GRACIA. Desde el Calvario hasta la 2da.Venida de Cristo en gloria. 7. EL MILENIO. O reinado milenial de Jesucristo, desde la 2da. Venida de Jesús en gloria hasta la Batalla de Gog y Magog y el Juicio Final.
J. Cuáles son las características más importantes en cada dispensación:

Las características más importantes de cada dispensación son: a) El establecimiento de un pacto entre Dios y el hombre. La obediencia al Pacto traería bendición; su quebrantamiento, juicio. b) Juicio de Dios al fin de cada dispensación producto de la falla del hombre. El hombre es probado, pero no sale victorioso. c) El levantamiento de una o más personas con las cuales Dios trata de una forma definida y a través de las cuales Él da a conocer sus propósitos. Ejs. Adán, Noé, Abraham, Moisés, etc. d) Una SEÑAL para confirmar el pacto entre Dios y el hombre.
K. La Edad Edénica: Dispensación de la Inocencia:

1. ¿Qué se entiende por dispensación de la inocencia? Es el lapso comprendido entre la creación de nuestros primeros padres hasta el momento en que fueron echados del huerto del Edén a causa de la caída. En ese tiempo ellos eran inocentes en relación a lo que era pecado y a las consecuencias de éste. 2. ¿Cuáles fueron las características generales de esta dispensación? a) Primero notamos la creación de una criatura capaz de ponerse en contacto con el medio que le rodeaba y sobre todo con Su Creador. El hombre, hecho “a imagen y semejanza de Dios” en toda su capacidad espiritual y moral. Dios creó al hombre para establecer una amistad profunda con Él y para que éste le adorara y le sirviera. b) La capacidad para elegir libremente. A esto lo llamamos “libre albedrío o determinación”. Esta sería la base para probar y aprobar al hombre. Fidelidad o infidelidad a Dios dependería netamente de la libertad del hombre para elegir. c) Provisión de todos los elementos y factores necesarios para que el hombre pudiese ser fiel a Dios: su impecabilidad, un ambiente sano, una naturaleza pródiga, la presencia de Dios y su comunión accesible. 3. En estas circunstancias, ¿cuál fue la naturaleza del pacto edénico? De acuerdo con Génesis 1:26-31, el primer pacto establecido entre Dios y el hombre se caracterizaba por las siguientes condiciones: a) Orden de procrear (v. 28). Cuando Dios dijo a la pareja: “Fructificad y multiplicaos”, fue una orden mediante la cual el marido y su mujer tenían la facultad y la responsabilidad de reproducirse para llenar la tierra. Aunque este no es el único propósito y razón del matrimonio, pero sí asegura que el tener hijos legítimos es la voluntad de Dios y no un pecado (1 P. 3:7; Ef. 5:22-33). . b) Orden de poblar: “Llenad la tierra...” No era el plan divino que los hombres edificasen ciudades para concentrarse en ellas, sino que se extendiesen sobre la faz de la tierra para poblarla. El rebelde de Caín fue el primero que edificó una ciudad. No dice la Biblia nada acerca de los Hijos de Set en cuanto a la edificación de ciudades, sino hasta después del diluvio; pero aún entonces no fue el agrado de Dios tal proceder (Gn. 11:4-6). c) Orden de señorío. Mandó a señorear y sojuzgar. Esto no quería decir que el hombre debía matar a los animales para comérselos, porque el próximo mandamiento lo prohibía. Esto quería decir que las criaturas se sujetaran al hombre, y no que éstas estuvieran al servicio del diablo: que toda la tierra estuviera sujeta a Dios bajo la mayordomía y responsabilidad del hombre. e) Provisión divina para sustentar la vida del hombre y de los animales en toda la tierra. Alimento vegetal y frutal (v. 30).Toda planta era útil para comer y no parece que hubiera animal carnívoro antes de entrar el pecado en el Edén. f) El “mandato cultural”. La orden de trabajar y cultivar la naturaleza. “Tomó, pues, Jehová al hombre y lo puso en el huerto del Edén para que lo labrara y guardara”. Esta labranza sería una labor de amor, sin el trabajo y sudor que fueron impuestos más tarde. El mandato de guardarlo sugiere que había un enemigo que podía arrebatar el jardín y podía destruirlo. Adán debía mantenerse alerta y no dejarse sorprender. Fue su descuido el que hizo que se perdiera aquel lugar bellísimo. g) Una prohibición, cuya desobediencia traía una mala consecuencia. Ahora vemos la única prohibición o limitación que Dios señaló al hombre: “De todo árbol del huerto podrás comer; más, del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás”. Era necesario el factor obediencia de parte del hombre lo que pondría a prueba su fidelidad al pacto en medio de su inocencia. Termina el pacto delineando el castigo que esperaba al hombre si este desobedecía a la palabra de prohibición: “Porque el día que de él comieres de cierto morirás”. No sabemos qué concepto tenía Adán de esta amenaza de muerte. Él no había visto todavía una criatura muerta, pero su desobediencia significaría la cesación de su gozo y la bendición y comunión con Dios. En resumen, el primer Pacto o contrato entre Dios y Adán quien representaba, entonces, a toda la raza humana, constaba de tres aspectos importantes: 1) Promesas de parte del Creador, pero que dependían de 2) condiciones que la criatura debe cumplir con 3) castigo si no fuesen cumplidas las condiciones. Esto es lo que constituye un pacto en Oseas 6:7. 4. Para resaltar. Personajes prominentes: Adán y Eva Señal del Pacto: Árbol de la ciencia del bien y del mal. Una promesa: Envío de un redentor. Gén.3:15 Una maldición: A la serpiente: Andaría sobre su pecho, comería del polvo de la tierra, sería herida mortalmente en la cabeza. Esto tuvo cumplimiento en el Calvario. Juicio: Expulsión del huerto. Muerte espiritual y física. Exposición a los rigores e inclemencia de la naturaleza.
L. La Edad Antediluviana:

Dispensación de la Conciencia:
1. ¿Qué entendemos por Edad Antediluviana? Es el tiempo comprendido entre la expulsión del hombre del huerto del Edén (3:23-24), hasta el Diluvio Universal. (Cap.7) 2. ¿Cuáles fueron las características generales de esta dispensación? a) Comienzo de una nueva etapa para el hombre: El hombre caído comienza con una promesa de redención (Gn. 3:15) b) El hombre caído comienza con una conciencia del bien y del mal. c) Comienzo de la lucha entre “la simiente de la mujer” y “la simiente de Satanás”. d) Degeneración gradual pero rápida, del hombre tanto en lo moral como en lo espiritual. 3. ¿Qué significaba para el hombre la promesa de Génesis 3:5? Esta promesa no dio solamente la esperanza de un redentor personal que contendería con Satanás y lo vencería, sino que la promesa insinuó que habría enemistad perpetua entre las simientes opuestas en el mundo. El uno heriría el “calcañal” de su antagonista, pero el otro heriría, finalmente, la cabeza de su oponente, esto es a Satanás, y destruiría su jefatura, le quitaría la autoridad usurpada al hombre y derrocaría a su reino. Por lo tanto, una guerra se desataría entre los malvados y los piadosos del mundo. Al hablar de los malos Jesús dijo: “Vosotros, de vuestro padre el Diablo, sois”; en otras palabras, de la simiente de la serpiente. 4. ¿Cuál fue la naturaleza y las bases del período de la conciencia? Las bases del Pacto de esta dispensación, están estipuladas en el capítulo 3 de Génesis. El hombre caído en pecado y consciente de culpa, había sido expulsado del Paraíso y cubierto por pieles de ovejas como símbolo de la gracia de Dios que cubre al pecador. ¿Qué derechos tendría ahora delante de su Creador? ¿Sobre qué bases podría acercarse a Él y pedirle su favor? El hombre había perdido sus derechos como criatura, y ahora Dios tenía que tomar la iniciativa si habría de subsistir la comunión entre el hombre y su creador. El hombre estaba temeroso y consciente de su desnudez moral ante Dios, y aunque había tratado de cubrirse con el esfuerzo propio, tejiéndose delantales de hojas, sabía que eso no bastaba para cubrir su pecado ante los ojos de Dios. Ahora Dios daba pasos precisos para declararle al hombre las nuevas leyes que habrían de regirle en las nuevas condiciones y características diferentes bajo las cuales habría de vivir. a) Condenación del tentador y promesa de un redentor (Gn. 3:15). Es posible que Adán no supiera el carácter real y efectivo de esta promesa, o sea, Dios mismo naciendo en carne para ser crucificado. Primero, Jehová estableció la enemistad entre la prole o simiente de la mujer y la prole o simiente de la serpiente. Sin esta enemistad habría poca esperanza de que la raza humana volviera a alcanzar la santidad y la justicia perdida. b) Dios se dirigió a la mujer y estipuló dolores para sus partos y el señorío del esposo sobre ella (v. 16). c) Para el hombre: trabajo trabajoso y enfrentamiento a una naturaleza hostil (vs. 18-19). d) Sujeción a la muerte física como consecuencia de su pecado. e) “Y Jehová Dios hizo al hombre y a la mujer túnicas de pieles y les visitó”. De nuevo el Señor les enseñaba acerca de la redención: debería haber derramamiento de sangre para la remisión de los pecados y para ser aceptados por Dios. 5. Para resaltar: Personajes importantes: Caín, Abel, Set y Noé. Caín y Abel. Los primeros hijos nacidos de Adán y Eva, son representantes de las simientes opuestas. Abel, según leemos, era justo, mientras Caín, “era del maligno”. La Biblia es la historia de esta enemistad. El espíritu de Caín no terminará, hasta que la “simiente de la mujer” regrese para establecer su reino en la tierra; y su adversario, aquel maligno, sea echado en el lago de fuego. Las respectivas ofrendas. Ellos habían aprendido de sus padres la necesidad de que mediara un sacrificio cruento para acercarse a Dios. Sin embargo, Caín ofreció el fruto de la tierra, mientras Abel trajo de los animales de su rebaño. La ofrenda de Caín fue rechazada. Dios no la aceptó porque no estaba encuadrada dentro de las exigencias y estipulaciones de Dios. Abel trajo una ofrenda expiatoria hecha con fe (He. 11:4 y 12:24 comparar con Jd 11). Esto indica que era la fe en las promesas de Dios y un reconocimiento de la verdad de que sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados. Indudablemente, Adán, que era el sacerdote de la familia, les había relatado la historia de la caída y las consecuencias trágicas, como también de la cobertura del sacrificio que Dios había provisto para ellos en su culpabilidad. Asesinato de Abel a manos de Caín. La evidencia del favor divino avivó los fuegos de la “enemistad” en el corazón de Caín, por lo cual se levantó y mató a su hermano justo. Así Adán y Eva fueron destinados a cosechar las consecuencias, y las primicias de la caída al ver a su primer hijo convertido en un homicida y su segundo hijo en la víctima asesina. Todo esto se produjo como consecuencia de la “enemistad de la simiente de la mujer y la simiente de la serpiente”. Set. Dios dio a Adán y a Eva otro hijo y renovó la simiente justa de Set de la mujer. Con el nacimiento de Set, Abel tuvo su sucesor que anduvo por la fe y agradando a Dios. De este hecho surgen dos aspectos: (1) Aquí comienza el desarrollo de la sucesión del “linaje de la mujer”, “el hilo de sucesión mesiánica”, que se proyectaría hasta “el cumplimiento del tiempo”: hasta el nacimiento de Jesucristo “la simiente de la mujer”. (2) Paralelamente, a la “simiente de la simiente santa” o sea “los hijos de Dios” (6:2), comenzaron a reproducirse los hijos de “la simiente de Satanás”. La corrupción llegó a ser tan grande en el linaje de Caín que, por su influencia abrumadora se esparció sobre toda la tierra (6:5), pero en medio de la maldad universal fue hallado un hombre fiel llamado Noé. Noé. A este hombre justo llamado Noé, no contaminado con la corrupción del mundo, Dios anunció su propósito de destruir al mundo y lo mandó a edificar un arca, para la preservación de su familia y por medio de él, a la simiente justa. Lamentablemente “los hijos de Dios” se habían contaminado con “los hijos de los hombres” de tal forma que toda la tierra se había vuelto un caos de violencia, por lo cual Dios decidió raer “toda carne” sobre la faz de la tierra (compárese con 2 Pedro 2:5 y Hebreos 11:7). Durante la edificación del arca, Noé llamó a los hombres al arrepentimiento, pero solo una familia fue hallada digna. El resto de la humanidad incrédula pereció. Señal del Pacto. El sacrificio cruento de un cordero. Este cordero era típico del “cordero de Dios que quita el pecado del mundo”: Jesucristo, quien fuera inmolado por nuestros pecados. Juicio. Noé con su esposa, sus tres hijos: Cam, Sem y Jafet, sus respectivas esposas, los animales para la preservación de las especies y para el sacrificio: todos entraron al arca y la puerta fue cerrada por la mano de Dios. Entonces las aguas del diluvio inundaron la tierra destruyendo toda carne, mientras las ocho almas (Noé y su familia) se salvaron dentro del arca. Así terminó la dispensación de la Conciencia con juicio: el diluvio universal.
N. Edad Postdiluviana:

Dispensación del Gobierno Humano:
1. ¿Qué entendemos por “gobierno humano”? Por esta expresión queremos significar el lapso transcurrido entre el diluvio y la confusión de lenguas en la torre de Babel. (Cap. 7 al 1:1-4). 2. ¿Cuáles eran las características generales de esta dispensación? (Gn. 9). a) Introducción del hombre en esta nueva etapa con la bendición expresa de Dios. (9:1) b) El hombre entra con un concepto más amplio de la justicia de Dios, de Su presencia y Su amor. c) Por iniciativa propia, el hombre ofrece holocausto a Dios en gratitud por la liberación del desastre. Esto enseña la conciencia que tenían ellos de la forma verdadera de allegarse a Dios. c) Dios establece un pacto hecho con toda la humanidad representada en Noé y su familia. e) Deterioro gradual de la moral del hombre, su apartamiento de Dios y por fin su rebelión contra su Hacedor (9:19-29; 10:8-12; 11:11-9). 3. ¿Cuál fue la naturaleza del Pacto de Dios con Noé? Desde el capítulo 8, vemos a Dios tratando de una manera específica con Noé, después de Su orden de salir del arca. a) El primer paso que debía dar el hombre se encuentra en el versículo 17: se da la orden, tanto a los animales como al hombre, de fructificar y multiplicarse sobre la faz de la tierra. b) Se renueva el señorío del hombre sobre los seres inferiores (v. 2). c) Leyes sobre la alimentación. A la alimentación vegetariana, se le agrega la alimentación carnívora sin limitaciones, excepto el ingerir sangre (vv. 3,4). d) Responsabilidad del hombre de hacer justicia por su propia mano. Se le da autoridad para administrar justicia y gobernarse a sí mismo (vv. 5,6). e) En el versículo 7 se ratifica la orden de procreación y expansión. f) Establecimiento del pacto con Noé y sus descendientes (vv. 8,9,12). Universalidad del Pacto. g) Dios da una señal concreta como sello y forma del pacto que él establecía con la humanidad. Es la primera vez que Dios hace una alusión directa a una señal para confirmar su Pacto (vv.12,17). 4. Para resaltar: a. Personajes: Noé, Cam, Sem, Jafet, Nimrod. Noé. Fue el receptor directo del pacto, quien tenía que darlo a conocer a sus hijos y descendientes, ya que se especifica que ellos también estaban incluidos. Cam, Sem y Jafet. Fueron los progenitores de las tres razas más importantes de donde proviene toda la descendencia humana. De éstos, el más importante de los tres, dentro de los planes de Dios, es Sem a través del cual pasa la ascendencia del linaje mesiánico. Fue de él del cual devino la nación israelita o pueblo elegido de Dios. Nimrod. Descendiente de Cam por la línea de Cus. Se dice de este hombre que era “vigoroso cazador delante de Jehová” y “el primer poderoso en la tierra”. Fundó varias ciudades y el primer imperio babilónico. La voluntad de Dios era que el hombre se esparciera, poblando el mundo, antes que edificar grandes ciudades. Aldeas y pueblos pequeños podían formarse y así gobernarse (Gén.9:6) como se ve en Deuteronomio 21:9, donde la palabra traducida ciudad no se refiere a una ciudad amurallada, sino más bien una aldea o campamento. De manera que la acción de Nimrod era una rebelión contra el decreto o mandamiento del Señor. De esta forma condujo a las gentes a esa empresa ambiciosa que trajo el castigo en la torre de Babel. b. Eventos: La señal del Pacto. El arco iris en las nubes como “recordatorio” para Dios del Pacto hecho con el hombre de no volver más a destruir la tierra con un diluvio. La maldición de Noé sobre Canaán. No se refiere a los africanos como algunos han sugerido, ya que ellos son descendientes de Cam, a través de fue Cus que fue quien pobló especialmente el norte del continente africano. Canaán habitó en lo que hoy conocemos como Palestina o tierra de los filisteos. La maldición sobre Canaán se cumplió literalmente con la desaparición completa de los canaanitas. La ratificación de la promesa de bendición a través de Sem (v. 26). La expansión. Todo el capítulo 10 nos narra el proceso de expansión de toda la raza humana en su distribución sobre toda la tierra. Los hijos de CAM fueron: CUS, MIZRAIM, FUT, CANAAN. Estos poblaron la ARABIA Y ÁFRICA. Los hijos de SEM, fueron ELAM, ASUR, ARFAXAD, LUD Y ARAM. De Arfaxad descendieron los hebreos. Estos poblaron la Palestina y Asiria. Los hijos de JAFET fueron GOMER, MADAY Y TUBAL, TIRAS, MAGOG, JAVÁN Y MESEC. Estos poblaron el Asia Menor y Europa. Fin de la dispensación del gobierno humano con juicio. Al cabo del tiempo, el hombre, bajo los efectos agudos del pecado y bajo el dominio de Satanás, fue llevado a rebelarse nuevamente contra Dios. La edificación de “una ciudad y una torre que llegue al cielo”, “el hacerse un nombre” , no son más que expresiones que manifiestan el orgullo de su corazón, o sea el mismo espíritu de Luzbel. La frase “por si fuéramos esparcidos sobre la faz de la tierra”, pone de manifiesto la conciencia de que lo que hacían estaba fuera de los planes de Dios y del posible juicio que podía venir sobre ellos. Al ver Dios el estado de rebeldía (11:16), ejecuta juicio contra ellos: 1º. Confusión de sus lenguas (v. 7); 2º. Esparcimiento de la raza humana sobre toda la faz de la tierra, llevando Dios a cabo su plan original. 3º. Confusión, impidiéndoles seguir edificando la ciudad y la torre. La dispensación del Gobierno Humano termina con juicio pero, como en otras ocasiones, no se corta el proceso de revelación del plan redentor de Dios para
Ñ. La Edad Israelita:

Dispensación de la Ley:
1. ¿Qué entendemos por Dispensación de la Ley o edad israelita? Es el lapso comprendido desde la salida de los israelitas de la esclavitud egipcia, hasta la muerte expiatoria de Jesucristo en la cruz. 2. ¿Cuáles eran las características más importantes de esta dispensación? a) El trato de Dios, no ya con una persona específica solamente, sino con un pueblo formado para llevar a cabo sus planes. b) Manifestación sobrenatural de Jehová, que se revela como el Omnipotente, el Dios de Su pueblo, como el Redentor de Su pueblo y como el Gobernador de Su pueblo. c) Transición del gobierno teocrático a la monarquía. d) Establecimiento de un lugar fijo de adoración. e) Establecimiento de leyes morales, civiles, higiénicas y religiosas que habrían de re-gir al pueblo elegido. f) Establecimiento del Pacto Davídico o Pacto Real. 3. ¿Cuál fue la naturaleza del Pacto Mosaico? Gálatas 3:15-19; 3:21-25; Romanos 5:20; 7:13; Éxodo 19:4-6). Estos pasajes nos muestran al propósito de Dios en presentar a los judíos el Pacto temporal llamado “La Ley de Moisés”. El propósito de Dios era presentar a Su pueblo escogido una revelación de lo que Él deseaba que hicieran en todas las fases de su vida, desde el comer hasta el adorar. a) Pablo afirma a los Gálatas que la Ley fue una añadidura a la Promesa, a causa de las transgresiones del hombre. Nos damos cuenta que toda las prevenciones y restricciones que fueron decretadas por Dios, por medio de Moisés, constituyeron obras exteriores de defensa y muros levantados alrededor de la promesa original dada a Abraham, a fin de evitar que fuese perdida, ya fuese por el pueblo desde dentro, como por los asaltos e los enemigos desde afuera. Todas estas leyes eran preservadoras de la verdad de que la revelación de esta ley moral no solo era para los judíos sino para todo el mundo. Aunque la Ley, como pacto, fue abrogada por medio de la muerte de Jesucristo, sin embargo, en esta nueva dispensación de la Gracia, se rescatan todos aquellos principios fundamentales de moral y adoración que trascienden al tiempo; otros no son tenidos en cuenta, y otros tienen un cumplimiento en su antitipo. b) ¿En qué forma se dio la Ley? 1) Por medio de un Pacto hecho con Moisés e Israel (Éx. 34:27; 24:8; Dt. 5:12). 2) Por medio de un mediador: Moisés (Gá. 3:19). c) ¿Cuál era el propósito de la Ley? 1) Hacer conocer la pecaminosidad del Hombre (Ro. 3:20). 2) Traer el conocimiento del pecado (Ro. 7:7). 3) Colocar al hombre en una condición de muerte (Gá. 2:19). 4) Fue una añadidura a causa del pecado (Gá. 3:19). 5) Servir de ayo para llevarnos a Cristo (Gá. 3:24). d) Detalles del ofrecimiento de Dios a Israel (Éx. 19:5,6). En este pasaje tenemos los detalles de la oferta hecha por Dios a ellos. Estas palabras son muy importantes al considerar los propósitos de Dios cuando dio la Ley de Moisés al pueblo: días antes eran una nación esclava, ahora eran una nación libre y nueva en el mundo. 1) Un gobierno diferente de las otras naciones en este planeta. 2) Un gobierno político religioso, con Dios mismo como Rey y Supremo Mandatario. 3) Todo el pueblo sería una familia real con acceso, cual sacerdotes, a la presencia del Pontífice. Esta forma de gobierno, ofrecida por Dios a Israel, es llamada Teocracia, con Dios por suprema autoridad. Esta teocracia era aceptada por ellos y era preparatoria para el establecimiento y preparación del verdadero reino de Dios. Esto era un anticipo como lo es ahora la Iglesia. La teocracia no era perfecta, por cuanto muchas de sus observaciones eran típicas y tenían que ceder más tarde al antitipo y realidad contenida en él. Sus ceremonias religiosas tenían que ser reemplazadas por otras. También su Rey era invisible. Su majestad no podía ser revelada por falta del mediador perfecto, y una propiciación satisfactoria para el pecado no se había efectuado todavía. Sin embargo la Teocracia presentaba los elementos esenciales para el Reino de Dios. 4. ¿En cuántas etapas se divide la dispensación de la Ley? La dispensación de la Ley se divide en cuatro etapas bien definida en la Biblia. Ellas son: a) Desde el Éxodo hasta el reinado de Salomón. b) Desde la división del reino hasta el cautiverio. c) Desde la restauración hasta el fin del A. T. d) Desde el comienzo del N. T. hasta la crucifixión. 5. ¿Qué pactos adicionales están incluidos dentro de la dispensación de la Ley? Como pactos adicionales y ampliaciones del Pacto Mosaico, Dios estableció dos pactos más, uno con David y otro con el pueblo en general. A estos pactos se les llaman, respectivamente Pacto Davídico y Pacto Palestino. a) ¿En qué consistió el pacto Davídico? (2 S. 7:16; 1 Cr. 17:11-14). Por medio de este pacto Dios prometió un trono eterno a la posteridad de David. A David, personalmente le dijo que le edificaría casa, esto es, descendencia o linaje. Los versículos 12 al 15 hablan de un hijo de David que habría de edificar un templo para Dios, y que el trono y el templo estarían firmes. Además, el Señor le prometió que, muerto David, Él mismo sería Padre a ese hijo tratándole con misericordia y castigándole cuando fuera necesario, pero que no lo abandonaría. En el v. 16, se ve que Dios ve más allá que Salomón y habla de tiempos remotos todavía: la casa, el reino y el trono de David establecidos eternamente. Sin duda alguna el mismo David, los profetas y los apóstoles interpretaban esa promesa como refiriéndose a Jesucristo (Sl. 2; 21; 45; 68; 69; 72; 89; 110; 132; comparar con Hch. 2:25-32; He. 1:5; Is. 9:7; 55;3; Jer. 23:5-6; 30:9; 33:15-26; etc.). Cuando David describe un personaje infinitamente superior a Salomón, a quien, de su mismo linaje, él adora y espera ver su reino, y participar en él, no podemos evitar la conclusión de que David entendía de que Jehová había prometido que él (David) fuera el progenitor del Salvador en cuanto a la carne. b) ¿En qué consistió el Pacto Palestino? Deuteronomio 30:1-10. Este pacto consistió en la promesa de Dios a los israelitas, de darles la Tierra de Palestina en posesión perpetua. Podemos decir que este pacto es una extensión del Pacto Abrahámico en cuanto a la tierra allí prometida como herencia o posesión. (Gn. 12:7; 13:12; 17:7-8). Los Patriarcas habían peregrinado en esa tierra, pero toda la familia bajó a Egipto donde fue protegida y preservada hasta su liberación. Esta nación estaba ahora en capacidad de poseer la tierra, pero durante cuarenta años los israelitas desobedecieron, y ahora una nueva generación estaba en disposición de poseer la tierra. ¿Volverían a ser cobardes e incrédulos como sus padres? o ¿confiarían en las promesas divinas hechas a Abraham? -- Este Pacto delinea las condiciones para que gozaran la tierra en prosperidad y paz. Describe las sanciones y castigos si desobedecían y la promesa de que volverían a ocupar el territorio, algún día, cuando se arrepintieran y buscaran a Dios de todo corazón. -- Ellos entrarían y conquistarían la tierra (Dt. 9:1-6; 18:9; 19:1; 26:1). -- Serían sacados de allí por su incredulidad y apostasía y serían esparcidos por todos los pueblos (Dt. 28:33-38; 30:1-13). -- Dios les enviaría un espíritu de arrepentimiento y se convertirían al Señor de todo corazón. (Dt. 28:63-68; 30:1-3; Ez. 16:1-63). -- Ellos serían restaurados a Palestina por obra de Dios (Dt. 30:3-6). -- En aquel día, la nación sería obediente de corazón a Dios, convertida de su apostasía (Dt. 30:4-8). -- Habría juicio sobre las naciones enemigas perseguidoras de los judíos (Dt. 30:7). -- Israel entraría en la abundancia de la bendición (Dt. 30:9).
O. Edad o Dispensación Patriarcal:

1. ¿Qué entendemos por Edad o Dispensación Patriarcal? Es el tiempo comprendido entre el llamamiento de Abraham hasta la revelación de la Ley en Sinaí. En ese tiempo, Dios trata de una forma especial con Abraham, haciéndolo participante de promesas especiales, tanto personales como universales, ratificadas posteriormente a sus hijos Isaac y Jacob. Es un paso más dentro del plan redentor de Dios y la revelación de Su voluntad al hombre. 2. ¿Cuáles son las características generales de esta dispensación? a) Elección de un hombre del cual sacaría una nación que produciría la persona que cumpliría la promesa de Génesis 3:15, o sea, Jesucristo. b) Una promesa múltiple como base de un pacto incondicional. c) Continuidad de la descendencia mesiánica o de “la simiente de la mujer” a través de Abraham, Isaac y Jacob. 3. ¿Cuáles son las bases del pacto con Abraham (Pacto Abrahámico) que regiría durante esta nueva dispensación? (Gn. 12:1-3; 13:14-17; 15:1-7: 17:1-8). a) Una promesa de carácter personal. Dios haría de él una nación grande (12:2), una descendencia numerosa como el polvo de la tierra y las estrellas del cielo (13:16 y 15:5); también sacaría de él otras naciones y reyes fuera de la misma simiente prometida (17:6); la bendición de Dios descansaría sobre él personalmente (12:2); y Dios, a quien pertenece toda la tierra, le prometió la tierra de Palestina con un fallo divino perpetuo a favor de él (13:14-15, 17; 15:7; 17:7-8). La promesa de 12:3, aunque ha sido cumplida notablemente en la descendencia, son también personales y de importancia suma. b. Promesa de carácter nacional (Para su descendencia). 1º. La nación sería grande (12:2), innumerable (3:16: 15:5). 2º. Dios prometió dar la tierra de Palestina por pacto perpetuo y heredad perpetua a su descendencia (15:18-21; 17:7-8). Esto requiere que los descendientes de Abraham, por Isaac y Jacob, han de continuar su existencia como pueblo identificable si es que la tierra prometida ha de ser su heredad permanente. 3º. Dios le promete ser el Dios de ellos (17:7-8). Esto ha de entenderse que la palabra “simiente”, en estos pasajes hace referencia a los hijos de Abraham por generación física a través de Isaac y Jacob. (Gn. 17:18-19; 21, etc.). c. Promesa de carácter universal (a todas las familias de la tierra). Sobre las bases del buen trato a los judíos, Dios bendeciría a aquellos que bendijeren a la nación judía; pero maldición caería sobre aquellos que no les hicieren el bien. Los gentiles que creen en Jesucristo son de él mediante el “nuevo nacimiento”, y por ser hijos así de él, son simiente de Abraham por medio de Jesucristo, quien lo es genéticamente. Es de este modo solamente que lo gentiles podemos llegar a ser simiente de Abraham y participantes de las bendiciones que, en el Pacto, son prometidas a todas las familias de la tierra. No creemos que los gentiles creyentes tomen el lugar de la simiente natural de Abraham, los judíos; privándoles así de toda esperanza de ver las promesas del Pacto abrahámico cumplidas literalmente. Recordemos que la elección de Abraham, su pacto ratificado con Isaac y Jacob, y la concesión de la tierra prometida, fue un acto de su soberana voluntad y amor. Dios Los disciplinaba severamente cuando Su bondad no bastaba para conducirlos al arrepentimiento (Dt. 7:6-11; Is. 51:2; 43:1-4; Rm. 9:11-29). A través de múltiples experiencias, poseerían la Palestina, hasta que una virgen descendiente de David estuviera preparada para que Dios pudiera obrar Su voluntad en ella. “Venido el cumplimiento del tiempo”, ella dio a luz al Salvador que es Cristo el Señor. Pero hubo necesidad de varias experiencias y enseñanzas antes que Israel y el mundo estuvieran preparados para el advenimiento del Hijo de Dios, quien es el Hijo del Hombre también. 4. Para resaltar: a. Personajes importantes. Abraham, Isaac, Jacob e Ismael. Abraham. Hijo de Taré y descendiente directo de Sem, a quien Dios eligió en Su gracia y soberanía para ser el depositario de promesas gloriosas que habrían de afectar, no solo a su generación sino al mundo entero a través de todas las generaciones. Fue llamado “el Padre de la Fe” por su confianza implícita en todas las promesas de Dios. La fe fue el factor directivo de su vida (Gá. 3:6; Sgo. 2:23; He. 11:8; Ro. 4). Isaac y Jacob. Fueron herederos de la misma promesa que su Padre, pero de los dos, fue Jacob quien jugó el papel más importante dentro de los planes de Dios. De Lea y Raquel, sus mujeres, y de sus concubinas Bilha y Zilpa, tuvo doce hijos y una hija. De sus hijos salieron las doce tribus de Israel. Este fue el comienzo de la nación Israelita, nación que jugaría un papel de suprema importancia en los planes redentores de Dios. Fue de este pueblo del cual vino Jesucristo, el Salvador del mundo, en cumplimiento de las promesas hechas a nuestros primeros padres: a Abraham, Isaac, y Jacob y posteriormente a David. Ismael. Hijo de Abraham y Agar, la criada de Sara, quien se adelantó a los planes de Dios (Gn. 16). Fue expulsado de la tienda de Abraham, junto con su madre, por presiones de Sara, quien se veía despreciada por ella. Para Ismael hubo una bendición especial de parte de Dios (Gn. 17:20; 25:12-16), pero el heredero de la promesa fue Isaac. b. Señal del Pacto. Como sello de sangre del Pacto entre Dios y Abraham, con su descendencia, Dios le dijo a Abraham que circuncidara “la carne del prepucio de todo varón” (Gén.17:6-14). Al circuncidar a su hijo, todo judío reconocía el pacto hecho con Abraham, y la parte que ellos tenían dentro del Pacto. Este acto le hacía miembro de la nación escogida. Cumplían así el mandamiento dado a Abraham para ser observado por todas sus generaciones. c. Juicio. Como toda dispensación, esta también terminó con juicio. En este caso, sobre Egipto, dando paso así a una nueva etapa más avanzada en la revelación del plan redentor de Dios al hombre: La época de la Ley.
P. La Edad de la Iglesia:

Dispensación de la Gracia:
1. ¿Qué entendemos por dispensación de la Gracia? La dispensación de la Gracia es el lapso histórico transcurrido entre la crucifixión de Cristo y su segunda venida en gloria. Durante esta economía se predica el Evangelio, la Gran Amnistía que Dios ofrece a toda criatura bajo el cielo y tiene lugar el llamamiento de la Iglesia para prepararse para el Señor. 2. Particularidades de la dispensación de la Gracia (Mt. 26:17-29). a) Es un Pacto de sangre hecho con la Humanidad. b) Tiene como base el sacrificio de Jesucristo como cumplimiento de todos los tipos del Antiguo Testamento, los cuales eran “sombra de lo porvenir”. c) Dios levantaría un pueblo diferente extraído de toda nación, tribu y lengua, justificado por la fe en el sacrificio de Jesús, y que predicaría el mensaje del Evangelio a toda criatura. d) Dios levantaría hombres elegidos por Él para promover y dirigir las actividades de ese pueblo, dentro de sus propósitos eternos. e) El Pacto hecho bajo la Gracia vendría a sustituir el Pacto anterior, La Ley, el cual era un pacto acondicionado a las obras. 6. ¿Qué acontecimientos de importancia tendrían lugar durante la dispensación de la gracia? a) La predicación del Evangelio a toda criatura, tanto al gentil como al judío. Por medio de la fe, ambos entrarían a formar parte de un solo Cuerpo (Ef. 2:11-22). b) La formación de un pueblo, llamado el Cuerpo de Cristo o La Iglesia de Jesucristo. Jesús mismo llamó a este cuerpo de personas redimidas por su sangre: Mi Iglesia. En el día de Pentecostés, un grupo de creyentes, en obediencia a Jesucristo, esperaron la “promesa del Padre”. El Espíritu de Dios descendió sobre ellos dando por resultado el “nacimiento” de la Iglesia (Hch. 2). c) A finales de esta dispensación se producirá el rapto de la Iglesia. Jesús vendrá a buscar a su Iglesia. Para estos efectos, los muertos en Cristo resucitarán primero y, después, los vivos serán transformados para recibir al Señor en los aires (Jn. 14; Mt. 25:1-3; 1 Co. 15; 1 Ts. 4:16). d) Inmediatamente después del rapto de la Iglesia, se producirá la Gran Tribulación, tiempo de siete años de duración, en que Dios derramará todo el furor de su ira sobre el Imperio del Anticristo y sobre los impíos. Los juicios de Dios en este tiempo estarán dando conclusión a la dispensación de la Gracia. e) Al final de la Tribulación, Jesucristo “vendrá con sus santas decenas de millares para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a los impíos, de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él” (Jd. 14). 7. Para resaltar: Personajes importantes. El más importante es Jesucristo. Después le siguen los Apóstoles, entre los cuales se destaca Pablo. También, los Padre de la Iglesia, y toda una serie de siervos de Dios que Él ha levantado a través de la Historia de la Iglesia. Hechos importantes. a. Institución de la Cena del Señor, rito instituido por Cristo en las vísperas de su pasión como un recordatorio de su sacrificio expiatorio, y celebrado por las comunidades primitivas cristianas. Este rito ha sido practicado a través de toda la historia, por todas las Iglesias cristianas y se tomará finalmente cuando estemos en cielo con Cristo en las Bodas del Cordero, inmediatamente después del rapto de la Iglesia. b. Institución del bautismo por inmersión, como sello y señal externa y pública de nuestra conversión a Cristo. El bautismo en agua es una ceremonia que caracteriza a toda la Iglesia Cristiana y marca el inicio de nuestra comunión con la Iglesia. c. El derramamiento del Espíritu en Pentecostés y la expansión de la Iglesia, que ha ocurrido a pesar de las persecuciones de afuera y las herejías de adentro; todo, en cumplimiento de las palabras de Jesús, quien dijo que “las puertas del infierno no prevalecerían contra la Iglesia”. Esta dispensación de la Gracia terminará, al igual que las otras con el juicio de Dios sobre la tierra. Una vez más se le dio oportunidad al hombre para servir a Dios, pero falló. Como siempre, un número comparativamente pequeño será salvo. A ese grupo de salvados es a los que Jesús les llamó “la manada pequeña”, pero al Padre “le plació darles el reino”.
Q. El Milenio:

la Dispensación del Reino de Cristo:
1. ¿Qué se entiende por Milenio? (Ap. 20:1-7). La palabra milenio viene del latín y quiere decir “mil años”. Es la era en la cual Cristo reinará sobre la Tierra después de Su retorno en gloria. Su reinado será de justicia y paz. De la misma manera que creemos en el cumplimiento literal de las profecías que tratan de los sufrimientos del Señor, no hay razón objetiva alguna para rechazar las promesas concernientes a Israel, los grandes juicios del fin y el triunfo visible de Jesucristo sobre la tierra. En efecto, el reino de Cristo ha de llenar “toda la tierra”, es decir, el mismo espacio ocupado por los imperios y las naciones (Da. 2:35, 38 y 39; 7:27; Sl. 72:8-11). A Jesucristo le ha sido prometido “el trono de David su padre”, el cual nunca ha estado situado en el cielo (Lc. 1:32, comparar con Hch. 1:6). Los elegidos reinarán al principio con Él “sobre la tierra” (Ap. 5:10; 20:4, 6), antes de ser transportados a los cielos nuevos y la tierra nueva. 2. Características del Milenio. 1) Satanás estará atado e impedido para seducir a las naciones (Ap. 20:1-3). 2) Un juicio determinará quiénes han de ser los súbditos del reino (Comparar Ap. 20:4 con Mt. 25:31-34). 3) Los que han tenido parte en la primera resurrección reinarán con el Señor (Ap. 20:4,6; 2:26-27; Dn. 7;27; 1 Co. 6:2-3). 4) Este reino durará mil años, cálculo establecido sobre las bases de la cifra repetida seis veces en Apocalipsis 20:2-7. 5) Por fin se establece la paz en esta Tierra (Is. 2:2-4; 9:5-6) junto con la justicia y la igualdad (11:1-9). 6) La presencia del Señor es manifiesta de una manera gloriosa (vv. 10; 24:21-23). 7) Los súbditos del reino conocerán una gran longevidad y una inmensa prosperidad (Is. 65:18-25). 8) Con todo, el Señor rige “con vara de hierro”. El mal no es pasado por alto, aunque el Señor actúa con paciencia. Los que pecan abiertamente mueren alcanzados por la maldición (Is. 11:4; 65:20). 9) Los judíos convertidos se constituirán en los misioneros a toda la tierra (66:18-20). 10) El final del Milenio es frustrante. ¿A qué se debe que Satanás será soltado? (Ap. 20:3,7-9). Es para que los súbditos de este reino de bendición, pero autoritario, puedan decidirse libremente por o en contra de Dios, de la misma manera que todas las criaturas, humanas y celestiales han sido tentadas antes que ellos. La lamentable elección de ellos al final, muestra que el malvado corazón del hombre caído no se mejora con mil años de bendición, de prosperidad y de paz física y material. Después de esta exhibición de rebelión y castigo divino, los cielos y la tierra actuales serán destruidos para dar lugar al estado eterno, en los cielos nuevos y la tierra nueva. 3. ¿Cuál es la relación que tiene Israel con el reinado milenial de Cristo? “La restauración de todas las cosas” (Hch. 3:21) que se efectuará después de la venida de Jesucristo se refiere de una forma evidente al tiempo del Milenio. Es a Jesucristo al que se le ha dado capacidad y autoridad de “restaurar toda la tierra y heredar asoladas heredades” (Is. 49:8). Los mismos discípulos estaban conscientes de esta verdad, cuando le preguntaron a Jesús antes de su ascensión: “¿Restaurarás el reino a Israel en este tiempo?”. A esto Jesús les contestó: “No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones que el Padre puso en su sola potestad?”. Pablo habló también de la restauración futura de Israel (Ro. 11:12) por medio de la cual Dios traería bendiciones abundantes sobre la tierra. Cuando leemos las promesas de Dios a Israel, todas las profecías de restauración nacional, no podemos evitar llegar a la conclusión que todas esas promesas y profecías no caben en otro marco sino en el Milenio. Para ese tiempo Dios, por medio de sus profetas, había predicho, no solo la restauración de ellos, sino la concertación de “un nuevo pacto con ellos” (Jer. 31:31-34). Cuando dice “nuevo pacto” no se refiere ni se puede identificar con el Pacto de Gracia concertado por Cristo con toda la humanidad en su última Pascua. Es nuevo en relación y en contraste con el pacto hecho exclusivamente con Israel, el cual fue traspasado por este pueblo a causa de su incredulidad e incapacidad espiritual para llevarlo a efecto. Esta nueva iniciativa de Dios con Israel, proyectada a su plena restauración está basada en “un nuevo pacto” con ellos. A continuación, daremos sus características. Leamos cuidadosamente Jeremías 31:31-34: 1) Este nuevo pacto es incondicional, de gracia, basado sobre la declaración “haré” de Dios. La frecuencia con que Dios usa este vocablo en Jeremías 31:31-34 llama mucho la atención. Véase también Ezequiel 16:60-62. 2) El nuevo pacto es un pacto perpetuo. Esta verdad se relaciona con el hecho de que es sin condiciones y que es hecho por gracia (Is. 61:2; Éx. 37:27; Jer. 31:35-37). 3) El Nuevo Pacto promete que Dios impartirá a los hijos de Israel una mente y un corazón renovados, acto que en el Nuevo Testamento se conoce como el acto de la regeneración o nuevo nacimiento. (Jer. 31:3; Is. 59:21; Salmo 51:10. Comparar con Jn. 3:5-7; 2 Co. 5:17; Ti. 3:5). 4) El Nuevo Pacto provee la restauración a favor y a la bendición de Dios (Os. 2:19:20; Is. 65:9). 5) El perdón de los pecados está incluido en el Nuevo Pacto (Jer. 31:34). 6) La morada del Espíritu está incluida (Comparar Jeremías 31:33 y Ezequiel 36:27). 7) El ministerio educacional del Espíritu Santo será manifestado; la voluntad de Dios será conocida por corazones obedientes (Jer. 31:34). 8) Como es el caso cuando Israel está en la tierra, será bendecida materialmente en conformidad con las provisiones del Pacto Nuevo (Jer. 32:41; Is. 61:3; Éx. 34:25-27). 9) El santuario será reedificado en Jerusalén. (Ez. 37:26-27). 10) Cesará la guerra, reinará la paz (Os. 2:18). Esta condición es característica del Milenio según Isaías 2:4, el cual sostiene que todo esto tendrá su cumplimiento en el reino milenario. 11) La sangre de Jesucristo es el fundamento de todas las bendiciones del Nuevo Pacto con el pueblo judío. Este Nuevo Pacto es una extensión hacia Israel, con adiciones especiales para ellos, del Pacto de Gracia en el cual estamos viviendo en la actualidad. 5. Para resaltar: Personajes importantes: El Señor Jesucristo, reinando sobre Israel. ¿Cómo termina esta dispensación? Con juicio sobre las naciones y definitivo para Satanás